DagaMuten

Barcelona – Londres – Sevilla – Bruselas – Limerick – Leeds

I´m back!

Deja un comentario


DCIM100GOPROGOPR0628.

Atardecer en una de las playas de Cádiz.  Agosto 2016.

Ha pasado mucho tiempo desde que dejé de publicar en este blog. Concretamente han pasado más de dos años y medio desde la publicación de mi último post relacionado con la adicción a las bebidas carbonatadas. Ha sido toda una sorpresa el haber vuelto a entrar en él y ver la cantidad de comentarios que habéis dejado. Solo puedo daros las gracias y seguir apoyándoos en vuestra lucha por desintoxicaros de esas botellas con toneladas de azúcar.

Esta entrada podría considerarla como un reinicio hacia el que yo era hace unos cuatro años. Como un retorno a la escritura en mi tiempo libre. Como un -voy a decir y hacer lo que me dé la gana-. Como un organizador en el cajón desastre que siempre fue este blog desde sus inicios donde con el paso del tiempo llegué a borrar más de 100 entradas, eliminando incluso recuerdos y pensamientos del pasado, quedando un total de solamente seis de ellas. Si tengo que hacer un resumen de todo lo que ha ocurrido hasta hoy podría escribir una novela, así que creo que lo más recomendable será ir desmenuzándolo por capítulos.

Durante los últimos cuatro años he estado viviendo en Bélgica, Irlanda y el que ahora es mi actual hogar, Inglaterra. Después de perder el trabajo y caer en una depresión indescriptiblemente enorme comencé a conocer en mis propias entrañas los límites de mis propios límites. Vivir sin trabajo, sin dinero, sin ahorros y depender de tu familia para sobrevivir y sobrellevar la pesadilla de ser un cero a la izquierda para los organismos sociales, y por qué no decirlo, también para la gente que no es capaz de dejar de mirarse al ombligo.

Mientras luchaba contra mi mismo comencé a ver el lado negativo de inimaginables cosas. Me desconecté de todas las redes sociales menos de Twitter, el cual lo usaba ocasionalmente tras haber emigrado. Se me agotaba la paciencia con la gente demasiado deprisa y nunca tenía ganas de hacer cosas. Desconocía lo que era divertirse dejando atrás los problemas. No sabía desconectar ya que me sentía propiamente desconectado del mundo. Mientras, lo intentaba e intentaba pero seguía apagado de todo. Ahora mismo me cuesta mucho describir con exactitud toda aquella mezcla de rabia y frustración ya que me encuentro en el lado opuesto. A día de hoy me siento como con diez años menos tras haber dejado atrás la depresión más grande que he tenido nunca. No encuentro las palabras y los agradecimientos necesarios para describir la paciencia infinita y la fe, podríamos decir, que ha tenido mi pareja para saber llevarme durante esta larga etapa de oscuridad.

Actualmente llevo trabajando más de un año como recepcionista en un buen hotel. No es un trabajo complicado pero me desenvuelvo bastante bien a pesar de no dominar a la perfección el idioma todavía. Paperwork, paperwork.. Aquí estoy desempeñando una labor que sería impensable poder hacer en España si cuento como llegué a alcanzar, ascender y merecer mi puesto de trabajo actual en tan poco tiempo. Son tantas las diferencias en cuanto a calidad laboral que aunque de vez en cuando eche de menos mi ciudad natal esto hace que lo de volver esté cada vez más lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s