DagaMuten

Barcelona – Londres – Sevilla – Bruselas – Limerick – Leeds


1 comentario

El iPhone 7 que me devolvió al presente.

iphone 7 black español.JPG

Tras mucho pensármelo al fin logré hacerme con el iPhone 7. Fui con mi novia al Apple Store de Trinity con la intención de adquirir el iPhone 7 Plus pero tras unos minutos pensando si la diferencia de tamaño me compensaría, al final me hice con el modelo normal de 128Gb. Hace unos meses estuve dudando en adquirir el iPhone 7 Plus anteponiéndolo al 7 como objetivo principal pero la verdad es que para el día a día no me compensaba ya que nunca fui un amante de las fablets, además no se justificaba la compra de semejante animal por una doble cámara que hasta el momento solo desenfoca fondos de imágenes y bueno, el rollo este de los altavoces stereo que, si pones el iPhone 7 a todo trapo alucinas con la calidad de sonido que tiene. Para el uso diario y para el trabajo este terminal me ha hecho olvidar en décimas de segundo a mi viejo Windows Phone 625 que ahora se queda para poco más que para pisar papeles en el escritorio. Y si, como dije en el anterior post, vuelvo a iPhone, y lo mío me ha costado. Viéndole el lado positivo, que lo tiene, maldita sea, vaya si lo tiene, es un capricho carísimo para muchos pero me va a compensar sobremanera ya que el uso que le doy a todos estos cacharros es altísimo.

Tras la compra hace unos meses del iMac 5K (del que por supuesto escribiré una entrada pronto junto a la historia de mi anterior iMac 2007 aun vivito y coleando) solamente me quedaba juntarle con su mejor amigo así que creo que ya lo tengo casi todo. Bueno, estuve sopesando también adquirir un iWatch pero lo primero que me dijo mi novia justo después de planteármelo fue, ni se te ocurra. Supongo que el tiempo lo dirá. Ahora me van bien las cosas, con sus dificultades pero bien, mejor que hace unos años cuando caí en picado sin trabajo y sin dinero junto a lo que todo eso conlleva. Supongo que todo esto lo vengo a compensar tras todos esos años de sequía y amargura aprendiendo a vivir con lo mínimo mientras veía que la vida tecnológica me dejaba atrás, muy atrás en el tiempo. Sí, estoy en lo cierto. Era un ahora o nunca. Así que estoy muy contento de haber podido tener acceso a adquirirlo y disfrutarlo. Volverán a llamarme como entonces fanboy de Apple?

 

 


1 comentario

Una breve historia sobre mis anteriores teléfonos móviles: iPhone, Android y Windows Phone.

sony xperia nokia lumia 625.jpgHoy me apetece escribir unas parrafadas sobre mi historia con algunos de los teléfonos que he poseído durante los últimos años. Todo viene porque creo que Windows Phone se está durmiendo en los laureles y aunque presuma de tener muy buenas cámaras para sus dispositivos, si no tienes un mercado de aplicaciones activo y competitivo sus teléfonos no valen una mierda. Me he cansado de esperar habiéndole dado ya dos oportunidades.

Cuando aterricé en Irlanda en 2014 llevaba conmigo un Sony Xperia S. Antes de este tuve un iPhone 3GS con el que estuve algo más de tres años. Fue sin duda el mejor de los teléfonos que he llegado a tener. Pasar de iPhone a Android fue un poco doloroso. Un cambio a simple vista muy estúpido para algunos, pero debido a unos fallos en el software conseguí sacar con mucha labia a la dependienta de la tienda unos 80€ de descuento entregando el iPhone para poder hacerme con el que en aquel entonces era a mi parecer uno de los mejores del mercado de los Android, y era algo caro para mi bolsillo. Tenía y tiene buena batería, una muy buena cámara con la que podías hacer panorámicas y fotografías hasta en 3D, pantalla HD, ligero y de batería extraíble. Decidí dar el salto a Android y abandonar a aquel iPhone que tantas alegrías me había dado durante tanto tiempo porque un día decidió encenderse con la pantalla de color verde y darme la espalda para siempre.

En 2011 cuando viajé a UK por primera vez con mi pareja, cuando recién nos estábamos conociendo, lo único que llevé conmigo para hacer fotografías fue dicho iPhone 3GS, que se encargó de hacer todos los vídeos y fotos de las vacaciones durante una semana con sus 16Gb de almacenamiento. No se que hubiera hecho sin él. Después de dejar claro que le tenía bastante cariño a un teléfono y pasarme a Android con Sony comencé a notar ciertas desventajas al respecto del anterior. Ya no era lo mismo, no era tan sencillo el hacer y deshacer cosas con él. Cargar archivos, videos y fotos al Mac en ocasiones se convertía en algo tedioso. Muchas aplicaciones compatibles para Sony Xperia fallaban sincronizando con Mac. Y tengo que añadir algo muy importante. El espacio que la operadora Orange se comía del teléfono con aplicaciones que eran imposibles de eliminar. Aplicaciones completamente inútiles. Aun así iba sobreviviendo y estaba contento.

Cuando nos fuimos a vivir a Irlanda decidí cambiar el Android por un Windows Phone de gama media. Un Nokia Lumia 635 que literalmente me había convencido por sus prestaciones mientras la compañía prometía ponerse a la altura de la competencia en aplicaciones y demás. Lo tuve perfecto y sin ponerlo al límite durante mi año viviendo en la isla esmeralda sin exigirle demasiado.

Al año siguiente, en 2015, nos mudamos al Reino Unido y dicho Nokia Lumia 635 pasó a ser propiedad de mis padres mientras yo decidí pegarme la hostia de mi vida adquiriendo un Nokia Lumia 625 a un precio prácticamente de teléfono desechable. Un móvil de superviviente. Sin cámara delantera, sin flash y con un mercado de aplicaciones mas bien pobre. Iba a decir limitado, pero no, pobre. Paupérrimo. No prometas algo que no puedas cumplir Microsoft. Lo adquirí para recibir principalmente llamadas de posibles futuros empleos, así que pensé. ¿Para qué más? Correcto. El Nokia Lumia 625 sirve para recibir llamadas y usarlo para con las apps básicas de Whatsapp, Skype y ya está.

Y ahora, a día de hoy, estoy planteándome volver a dar el salto a iPhone con el iPhone 7 Plus. Toda una bestia, por lo que es y por lo que cuesta. Pero como me van bien las cosas pues Carpe Diem y adelante. Estoy esperando a que llegue noviembre para hacerme con uno de ellos ya que siguen agotados. ¿Volveré a tener un Android después del iPhone 7 Plus y tras éste un Windows Phone? Permitidme que lo dude.